Hace 14 años tenía un  negocio, viajaba por el mundo y realmente deseaba contribuirle al planeta. También tenía una deuda de $187,000 dólares, sin tener mayor forma de cambiar el rumbo. 

Y entonces conocí a un hombre que cambiaría mi vida. En ese tiempo tenía un negocio que se llamaba “Buenas vibras para ti”.  Estaba en un puesto en un festival de Sydney de Mente, Cuerpo y Espíritu, teníamos calcomanías, insignias, y playeras con frases positivas como “sé el cambio que quieres ver en el mundo” y “¿Qué harías si supieras que no podrías fallar?”

Un amigo mío estaba trabajando en otro puesto con otro hombre llamado Gary Douglas, y él trajo a Gary para saludarlo. Gary me dio un abrazo y yo me alejé instantáneamente. Él dijo “sabes, te iría muchísimo mejor si estuvieras abierta a recibir. ¡Y también generarías mucho más dinero!” 

Yo pensé “este tipo está loco ¿a qué se refiere con recibir? ¡Pensé que se trataba de dar!”

Resulta que Gary tenía razón. El dinero y muchas otras cosas pueden llegar a tu vida cuando estás dispuesto a recibirlas. Pero no nos enseñan a recibir. No hablamos de ello, realmente ni siquiera entendemos de qué se trata recibir. 

Gary fue la primera persona en mi vida que habló acerca de recibir; que estar dispuesto a recibir se trataba de ser tú mismo, tener alegría en tu vida y estar dispuesto a recibir abundancia de todo – incluyendo el dinero. Hoy trabajo con Gary como coordinadora mundial de su compañía global. 

Aquí hay cuatro cosas que he aprendido de él que me ha permitido empezar a recibir más dinero y muchas otras cosas en mi vida con facilidad: 

    Recibir no es tomar.  Recibir es un regalo tanto para quien lo da, como para quien lo recibe. Tomar es el punto de vista que cuando tú tomas, la persona que da tiene menos. Dar es el punto de vista de que cuando das, pierdes algo. Recibir es un regalo para todos los involucrados, es simultáneo. ¿Le has dado un abrazo a alguien que lo haya recibido por completo, felizmente? ¿Cómo se sintieron tu cuerpo y tú? ¿No hace que tu felicidad incremente y tu cuerpo también se sienta más feliz? ¿Y alguna vez le has dado un abrazo a alguien y sientes que estás abrazando a una pared? Eso es lo que crea el no-recibir. Mi padre intentó regalarme dinero por años pero siempre le respondía “¡No necesito tu dinero, puedo hacerlo por mi misma!”  Me di cuenta en algún momento que el no permitir que me diera dinero había sido una falta de amabilidad. Cuando finalmente estuve dispuesta a recibir el dinero que él me quería dar, lo vi cambiar por completo – se veía 10 años más joven y su cuerpo estaba completamente relajado.    Y pensé “wow, no tenía idea que mi falta de disponibilidad a recibir le hubiera afectado tanto. ¿Qué regalo sería para el mundo  si estuviera dispuesta a recibir más?”

    No es dinero lo que realmente quieres. La mayoría de nosotros creemos a fe ciega que necesitamos y queremos más dinero. Lo decimos todo el tiempo “¡¡¡Quiero más dinero!!!” ¿Sabías que la palabra ‘querer’ quiere decir ‘ausencia de’? Si buscas en un diccionario impreso antes de 1946 (o vas a la versión en línea aquí) lo que está definido principalmente como escasez. Así que cuando dices “quiero más dinero” en realidad estás diciendo “tengo escasez de más dinero”. El universo oye lo que estás diciendo y te da exactamente eso. Cada vez que te des cuenta que estás pensando “quiero más dinero” cámbialo y di “no quiero dinero” 10 veces. La verdad es que si despiertas por la mañana, entonces no te hace falta nada. Tienes todo lo que necesitas para crear todo lo que deseas – a ti.

    El dinero sigue al gozo. Tenemos todo tipo de juicios respecto al dinero: es una solución a mis problemas, es difícil de obtener y fácil de perder. Ninguno es acerca del gozo.  Ahora piensa en algo que te sea fácil y divertido hacer.   Me encanta salir con mi perro a caminar en la playa, por ejemplo – se siente de maravilla y a mi perro le encanta. Date cuenta  de cómo con esas cosas no piensas en hacerlo, simplemente eliges hacerlo, porque es divertido ¿porque puedes? ¿Qué tal que con el dinero fuera igual? ¿Qué tal que el dinero no te hiciera feliz  sino que la felicidad permitiera que el dinero viniera a ti?   

    PREGUNTA, y recibirás. Si deseas más de algo, tienes que estar dispuesto a preguntar. ¿Pides dinero? O usualmente evades el hablar de ello, o pensar en ello, excepto cuando las cuentas por pagar llegan a su plazo… ¿Qué tal si empezaras a practicar pedir dinero? Párate frente a un espejo y di 20 veces en voz alta “¿Puedo tener algo de dinero por favor?”  ¿Tienes clientes que te deben dinero? Qué tal si le llamas y le dices ¿hola me podrías pasar el dinero que me debes? No siempre es cómodo, pero con la practica se vuelve más fácil. 

Recibir es una capacidad que todos tenemos. Cuando me permití a mi misma recibir más, pude salir de mi deuda en dos años, y al mismo tiempo crear más en todas las áreas de mi vida.  ¿Qué tal si tu pudieras cambiar tu deuda, no desde el recortar gastos y desde la escasez, sino desde el estar dispuesta a recibir más e invitar a más dinero a tu vida, con gozo? 

 

Simone Milasas, es la Creadora y Fundadora del Gozo de los Negocios. 

 
 

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow us on FacebookFollow us on GooglePlusFollow us on TwitterFollow us on PinterestFollow us on YouTubeFollow us on Linkedin