Negocios La palabra en sí misma puede traer tanta pesadez. ¿Qué es lo que surge para ti cuando oyes la palabra? ¿Algunas de estas te son familiares?

   Los negocios son difíciles, son largas horas de trabajo y se requiere mucho dinero

   Incluso si tu negocio empieza a despegar, la mayoría de los negocios se desmoronan en 5 años

   Tienes que tener un negocio con proyecciones financieras

   Más te vale estar organizado, de otra forma nunca tendrás éxito

   Si los negocios fueran divertidos y fáciles, cualquiera podría hacerlo

¿Diversión en los negocios? Claro, puedes divertirte pero no generarás nada de dinero

Muchas personas, al iniciar un negocio, voltean a ver a otras personas que han tenido éxito antes que ellos.  Si estás ofreciendo un servicio como lo es el coaching, quizá estés tomando clases de coaches que ganan cientos de miles al año, quienes presentan su sistema, diciendo que si lo replicas de la misma forma, pronto estarás teniendo una lista larga de clientes esperando ser atendido por ti. ¿Crear un negocio al rededor de un nuevo producto? En páginas de internet abundan teorías de qué hace un producto exitoso.

Está bien aprender de otros, sin embargo la mayoría de las personas intentan crear su negocio de la premisa de hacer las cosas bien. Ya sea haciendo un plan de negocios o siguiendo un sistema paso a paso, cada elección que tomas toma más significado, con la presión de que tu negocio sea “exitoso”.

¿En donde está la facilidad o el gozo en esto? ¿Qué tal si hubiera una forma totalmente diferente de hacer negocios, en la que los negocios fueran divertidos?

Aquí tienes 3 pasos para regresar la diversión a los negocios: 

Paso 1. Elimina el significado de los negocios 

Lo que sea que hagas ¡no hagas tu negocio significativo! Cuando solidificas tu negocio a una forma y estructura – definiendo qué ES tu negocio  – le quitas la creación.  La definición  es una limitación y una conclusión.

¿Qué tal que en lugar de un plan y proyecciones, tu negocio fuera un campo de juego de posibilidades?

Lo siginificativo también surge cuando actúas y no ves el resultado que piensas que tendrías que ver. “Oh, intenté usar medios sociales y no funcionó”. “Fue ligero ir a este evento de redes sociales pero no salió nada de ahí”. De nuevo, el hacer algo significativo de una acción es ir a la conclusión en lugar de mantenerte en la pregunta.

Ya sea que tengas una idea de negocio o tan sólo una idea, date cuenta de todo el significado, todas las cosas que tienes que tener, que hacer, las proyecciones y los planes y conviértelos en pregunta. En lugar de decirle a tu negocio qué tiene que ser, hazle preguntas para crear con él: “¿Qué energía puedo ser para crear contigo hoy?” “¿Qué puedo contribuirte hoy?”

Paso 2: Haz una lista de demandas para tu negocio

¿Cuáles son las expectativas que tienes acerca de cómo tendría que ser tu negocio justo ahora? A menudo tienen pensamientos acerca de lo que debería ser su negocio (Quiero que mi negocio sea GRANDE), pero no han hecho la demanda de lo que eso es.

Escribe la lista de demandas para tu negocio. Por ejemplo, esto podría incluir cosas como:

    Quiero tener 10 personas en mi siguiente clase

    Quiero tener 3 sesiones individuales por semana

    Quiero que por semana  20 personas nuevas sepan de mi negocio

Una vez que tengas tu lista, percibe la energía de cada cosa en tu lista.

Después, mantente dispuesto a hacer lo que sea que equivalga a esa energía que percibiste. Haz preguntas como “¿Qué energía puedo ser para crear esto? ¿Qué puedo ser o hacer diferente para actualizar esto inmediatamente?”

No te quedes atrapado en el como – ¡recuerda que no sabrás cómo hasta que esto aparezca! Juega con la energía de tu lista y permite que las posibilidades surjan.

Paso 3: Mantente dispuesto a recibir 

Una vez que tengas tu lista de demandas, también tienes que mantenerte abierto a recibir. Las personas frecuentemente sueñan en grande para su negocio (¡quiero tener una lista de espera de clientes! ¡quiero que 50 personas vengan a mi clase!), sin embargo cuando son honestos consigo mismos, también reconocen que hay cierto alivio en su mundo cuando no lo logran. Están preguntando y simultáneamente rehusando lo que están preguntando. Una pregunta útil cuando estás rehusando las posibilidades es “¿qué energía no estoy dispuesto a recibir?”

Recibirás más cuando estés siendo tu mismo,  ya que el ser y el recibir van mano a mano. Cuando estás siendo tu mismo, eres el espacio en el que puedes traer de vuelta la diversión a los negocios.

Ser el espacio de ti, hacer preguntas en lugar de hacer las cosas significativas, y seguir la energía   de lo que te gustaría crear, te permite jugar en el campo de juego de las posibilidades que los negocios pueden ser. ¡Si es que lo eliges! ¿Estás dispuesto a ser la persona que es diferente? ¿El que se divierte con su negocio?

Si te gustaría traer de regreso la diversión a tu negocio e invitar a otros a que también lo hagan,  ¡ve aquí para ver más información de Trayendo la diversión de vuelta a los negocios!

 

 

 

Simone Milasas, es la Creadora y Fundadora del Gozo de los Negocios. 

Conoce más acerca del Gozo de los Negocios y encuentra las clases más próximas alrededor dando clic aquí.

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Follow us on FacebookFollow us on GooglePlusFollow us on TwitterFollow us on PinterestFollow us on YouTubeFollow us on Linkedin